“¡Ay…como me duele la espalda!”: Beneficios de la reducción del busto

By  |  0 Comments

MacRae_jfm16

By Dr. Julia MacRae

En mi experiencia, cuando las mujeres acuden a mí para evaluar el tema de una posible reducción mamaria, generalmente, ya han probado otros tratamientos para evitar el dolor de espalda, cuello, cervical y hombros. Por otra parte, son impresionantes las evidentes  marcas profundas en sus hombros que estas pacientes tienen, debido a la presión que las tiras de sus sostenes ejercen al soportar un peso considerable. En algunos casos, estas  pacientes, presentan síntomas como: entumecimiento y hormigueo en las manos e infecciones crónicas en la parte inferior de los senos. Muchas han probado casi todo: terapias físicas, quiroprácticas y medicamentos. Igualmente, han invertido mucho dinero en sujetadores personalizados y colchones nuevos para tratar de lidiar con este padecimiento. Cuando llega el momento en que debo atenderlas y darles mi consejo profesional, sencillamente digo: “¡Es necesario una intervención quirúrgica cuanto antes!”.

La cirugía de reducción del busto, también conocida como mamoplastia de reducción, es un tratamiento altamente efectivo para pacientes que sufren de macromastia, (pechos grandes). Esta operación es un procedimiento reconstructivo (o médicamente necesario) y es usualmente cubierto por los seguros medicos. Gracias a este procedimiento, mujeres de todas las edades se han beneficiado. Doy ánimo a las mujeres,  jóvenes y adultas, a considerar esta cirugía como una solución para aliviar su dolor. La reducción de senos puede mejorar  la autoestima de la paciente. Esto me hace recordar a una paciente joven que, después de su recuperación, daba brincos de alegría en mi oficina mientras me anunciaba: “Me he unido al equipo de voleyball”.  Frecuentemente, después de éstas  intervenciones, las pacientes sienten alivio y la capacidad de perder peso y hacer ejercicio con mayor comodidad.

En cuanto al aspecto físico; la cirugía de reducción mamaria, logra una silueta más pequeña y atractiva de los senos por la misma reducción y elevación de las mamas. El tipo más común de la mamoplastia de reducción guarda el suministro sanguíneo y nervioso al pezón, es decir, tiene una conexión directa con éste y no se necesita de su extracción, por lo que el pezón conservará su apariencia y sensación normal. En el procedimiento quirúrgico, el pezón es elevado a una posición normal y el tejido restante es retirado. En promedio,se extraen de 2 a 6 libras de tejido que dependerá del tamaño de los senos y de la evaluación pre-operatoria.  Las cicatrices que se forman en los senos después de la operación se desvanecerán a pequeñas y delgadas líneas al pasar unos pocos meses. Y la mejor noticia es que la mayoría de las pacientes nota la diferencia a la mañana siguiente de la operación, cuando se despiertan libres del dolor que les invadía.

Las cicatrices que se forman en los senos después de la operación se desvanecerán a pequeñas y delgadas líneas al pasar unos pocos meses.
Y la mejor noticia es que la mayoría de las pacientes nota la diferencia a la mañana siguiente de la operación, cuando se despiertan libres del dolor que les invadía.

La Dra. MacRae ha sido Cirujano Plástico, certificada por el Consejo y ha hecho ejercicio de su profesión en Newark, DE,
durante más de 12 años. Ella es egresada de Yale University School of Medicine y completó su residencia en la especialidad de Cirugía Plástica en The University of Virginia. Ella se siente particularmente satisfecha de poder servir a la comunidad hispana, ya que domina muy bien el idioma Español.

Visite a www.christianacosmeticsurgery.com o comuíquese a (302) 368-9611 para hacer una cita.  No olviden mencionar este artículo en su consulta, y les obsequiaremos un detalle.

back ache julia jfm16MacRae_header jfm16

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter